Seleccionar página

Enrique Olguin Alviña

febrero 3, 2022

Balance, La Clave Para Un Mejor Bienestar

Cuando hablamos sobre nuestro bienestar personal nos referimos a encontrar un estado de equilibrio entre los aspectos de nuestra vida que nos aportan felicidad; un balance entre ocio, vida personal y trabajo.

  Intentar encontrar este equilibro adecuado no es de ninguna manera un tema nuevo en nuestra sociedad. Sin embargo, la pandemia y su impacto en el ámbito laboral han intensificado la tensión entre estas situaciones, resultando en que la búsqueda de esta armonía tiene nuevas variantes y situaciones a considerar, llevando a los colaboradores a plantearse nuevas preguntas sobre la naturaleza de su trabajo, su significado y propósito y como esto afecta a su calidad de vida y bienestar.  Solemos pensar sobre cuanto más felices seriamos si ya no necesitáramos trabajar, si pudiéramos vivir una vida de ocio y placeres sin preocupaciones ni responsabilidades. No obstante, como humanos de esta sociedad, nos resulta casi imposible evadir la sensación de querer sentirnos útiles, sentir que contribuimos y colaboramos aportando con algo, normalmente expresado a través del trabajo. Nuestro trabajo y profesión significan a qué nos dedicamos, una etiqueta que representa parte de nuestra persona hacia como nos ven y perciben los demás, factor que también influye en nuestra intención del rol que queremos jugar en la sociedad. En lo anterior puede estar la respuesta a como encontrar el balance entre la vida personal y el trabajo, ya que este no se trata sobre las horas de labor, ni el dónde las llevamos a cabo, sino que es una cuestión sobre el por qué trabajamos, el sentido y propósito que este tenga para nosotros, comprendiendo que la felicidad se nutre, crece y conforma de muchas fuentes diferentes, siendo algunas no tan obvias o intuitivas.  Cuando terminamos una tarea o labor, particularmente si esta fue agotadora, es muy común experimentar una sensación de satisfacción y orgullo por haberlo logrado, un sentimiento de felicidad hacia nosotros mismos por haber sido capaces de completar algo. La idea de trabajar, poniendo esfuerzo en una tarea, está estrechamente relacionado con el concepto de felicidad eudaimónica, la felicidad obtenida de un funcionamiento optimo y la realización de nuestro potencial, desafiándonos y permitiéndonos sentirnos útiles, dignos y con las mejores emociones, en resumen, es el concepto de experiencia óptima o Flow.  Por otro lado, la felicidad hedónica propone que el bienestar depende principalmente de vivir una vida con experiencias placenteras, buscar felicidad en lo tangible y en la alegría de realizar actividades gratificantes que motiven a evitar el malestar, los malos momentos, en general evitar situaciones pensando que solo existen los buenos momentos para ser felices, olvidando que la felicidad, como constructo, abarca también experimentar momentos difíciles, duros, tristes.

Existen diferentes maneras de enfrentar la búsqueda de un equilibrio entre trabajo y vida personal, dependerá de nosotros buscar y reconocer la que mejor se nos ajuste distinguiendo cuales son los factores y fuentes mas influyentes en nuestra felicidad y bienestar personal.

   Formas hay muchas, una clave es trabajar en cuatro elementos: Servir, darle un propósito a lo que hacemos, segundo: saborear, recrear las buenas sensaciones experimentadas, eso es el Savoring, tercero: poner foco en las fortalezas y apreciatividad, es decir en lo que abunda, da vida, más que en lo que falta y cuarto: tener una mirada optimista junto a ser positivos, es decir elegir nuestra actitud ante los hechos, ya sean negativos o positivos.