Asombro Admirable y Admiración Asombrosa

En más de algún momento de nuestras vidas, todos hemos sentido una gran sensación de asombro y admiración al vivir experiencias trascendentes, ya sea por una hermosa vista en la naturaleza, por alguna ceremonia que nos marque como una titulación o boda, o por lograr algún objetivo. Una sensación donde nos sentimos inspirados, maravillados y absortos en el momento.


Vivir estas experiencias de asombro y admiración involucra dos componentes principales: enfrentarse a la vastedad y experimentar trascendencia. Enfrentarse a la vastedad o inmensidad pasa cuando nos encontramos observando algo como un eclipse o una puesta de sol espectacular, o con un concepto, como pensar sobre la existencia de los agujeros negros, algo que es casi increíble y nos fuerza a expandir nuestra visión de lo que creemos posible. Experimentar trascendencia es cuando tomamos esta sensación de asombro, la tratamos de entender y darle un sentido y percibimos algo más grande que nosotros mismos.



Estos momentos no son solo una sensación placentera, también nos permiten experimentar una relación distinta con nuestro alrededor, asociado a sentir una disminución de nuestro ego y una mayor conexión con los demás y el ambiente que nos rodea.


Los estudios muestran que el vivir estas sensaciones de asombro y admiración nos hace más felices y saludables de muchas formas significativas:

· Amplía nuestra conexión social: El asombro y admiración cambian nuestra perspectiva del mundo y nos hace sentir más conectado con todo y todos a nuestro alrededor.

· Estimula la curiosidad y creatividad: cuando experimentamos estas sensaciones, queremos aprender más de lo que las origina y nos impulsa a usar nuestro pensamiento expansivo para considerar nuevas perspectivas.

· Fortalece nuestro sistema inmune: las sensaciones de asombro y admiración reducen los niveles de proteinas pro-inflamatorias que desgastan a nuestro sistema inmune.

· Estimula la Gratitud: el asombro y admiración nos da una sensación de esperanza y nos enseña que hay algo por lo que sentirnos agradecidos.

· Dismunuye el estrés a corto y largo plazo: conectarnos con estas sensaciones “apaga” la respuesta de supervivencia de lucha/huida característica del estrés.


Si bien, normalmente asociamos estas experiencias a oportunidades poco frecuentes, como un viaje de vacaciones o grandes hitos personales, existen maneras de generarlas a voluntad que nos permite vivir con mayor frecuencia esta sensación:

· Practicar el savoring, cuando nos encontremos experimentando asombro o admiración por algo, tratar de ser conscientes de la sensación y hacerla durar lo mas posible antes de continuar a lo siguiente.

· Encontrar asombro en lo cotidiano, apreciar los procesos y el esfuerzo involucrado en las tareas habituales.

· Ser conscientes de nuestros sentidos. Muchas veces los damos por sentado, pero sintonizar con ellos y tratar de disfrutarlos hará que apreciemos nuestro alrededor y las cosas que hacemos aun más.

· Desconectarnos de la tecnología, intentar disminuir nuestro tiempo enlazado a dispositivos y darnos la oportunidad de conectarnos más con nosotros mismos.

· Dar paseos y caminatas, pasar tiempo en parques o plazas donde nos relacionemos más con la naturaleza.

· Recordar momentos donde experimentamos asombro, rememorar viajes, lugares, hechos que nos inspiraron y revivir las emociones y sensaciones positivas que sentimos.


Como muchos aspectos de nuestra felicidad, el conectarnos más con estas sensaciones, requiere de nuestro foco e intención. ¿Vale la pena? Por supuesto que si! Si nos detenemos a pensarlo, el solo hecho que al poner nuestra atención e interés podamos generar la cascada de beneficios que mencionamos aquí, es por si admirable y asombroso. ¡Coméntalo y compártelo en tus conversaciones y estarás contribuyendo a que tu vida sea asombrosamente admirable!

Entradas anteriores

© Bonum Vita SpA

Carlos Antúnez 2025 of. 806

Providencia, Santiago.

Teléfono: +56984486500

Encuéntranos en Linkedin

  • LinkedIn - Círculo Negro