Elige Tus Noticias

Actualmente vivimos expuestos a medios y dispositivos donde la velocidad y el volumen con el que consumimos noticias e información diaria no solo logra su función de comunicar, también genera un efecto contrario de sobreinformación y una sensación de agobio, lo que puede despertar sentimientos negativos personales e influir en la mirada que tenemos del mundo en general.


Los estudios y encuestas dicen que las personas declaran lo difícil que es estar bien informado, ya que existen demasiadas fuentes de información disponibles y con muchas opiniones, datos y fuentes informativas diferentes que no siempre concuerdan entre ellas. Es decir, un grupo numeroso de personas siente que muchas noticias generan confusión y no educación, ni menos información concreta y real. Sin embargo, un grupo menor defiende que al haber más fuentes de información, sería más fácil estar informado. Esto porque al tener más lugares desde donde obtener noticias y opiniones se hace más universal y accesible. El problema es que la mayoría del tiempo, este gran volumen de información a la que estamos expuestos, está mezclada entre noticias reales y otras que no lo son, no solo porque puede ser información falsa, sino porque muchas veces no son “noticias” si no solo información sobre temas aleatorios, mezclados en la misma cadena de noticias, lo que generaría confusión y una sensación de agobio.



Es importante tener en cuenta también, que algunas noticias por sí solas pueden generar una sensación de malestar o estrés, en base a lo hechos que relatan o información que nos cuentan.


Uno de los aspectos más graves y negativos de esto, es que las personas, al tener posibilidad de revisar, leer, escuchar o ver muchos medios que informan, tenderán a elegir uno o dos medios de comunicación que los represente, los que más confiables y cercanos a lo que sus ideas sientan, y consumirán toda la información y noticias que necesiten solo desde esos medios. Esto genera polarización en las ideas y poca tolerancia hacia el que piensa distinto, ya que vemos como fuente válida nuestra información, y como noticias falsas, desinformación o solo pensamientos errados las demás ideas.


Una de las razones por la que ocurre esto es por el gran flujo, casi sin filtro, de noticias falsas o tergiversadas por internet, que mal informan y muchas veces incitan al odio; y donde las compañías de redes sociales solo buscan aumentar las interacciones de sus usuarios y no velan por que el contenido que se comparta en ellas sea real o verídico. Esto ya abre otro tema, donde las compañías que manejan estas redes sociales deberían ser más responsables sobre el tipo de noticias que se difunden en sus plataformas.


Nuestro foco, más que hacer una revisión de las noticias, es alertarnos del impacto que nos producen las noticias negativas en nuestras emociones cuando estamos sobreexpuestos, sobrecargados de ellas y, casi como una adicción, las vemos, escuchamos, leemos una y otra vez.


Hay mucho estudio acerca del impacto en nuestra salud y bienestar de las noticias tristes, demoledoras que estamos viviendo actualmente, ya sea por la cantidad, por la repetición o por el grado de conmoción que generan.


La respuesta no es dejar de estar informados, la idea es que tomemos control del volumen de noticias, la forma, los medios que usamos y sobre todo ampliar el tipo de noticias que elegimos. Para ello te damos los siguientes tips, que te pueden ayudar a no sobreexponerte ni abrumarte por esto:

1. Poner Límites: ya sea porque reconocemos que gastamos demasiado tiempo en redes sociales leyendo sobre temas que no nos suman nada o nos desinforman, o porque seguimos medios que tampoco nos aportan.

2. Ser conscientes de dónde y con quién interactuamos sobre ciertos temas: muchas veces discutir temas en la web puede traernos más emociones negativas que positivas, por ejemplo; es mejor optar por conversar sobre política, o temas sensibles, con tus cercanos en vez de hacerlo con desconocidos por redes sociales.

3. Enfocarnos en lo que podemos controlar: a veces, temas de actualidad y grandes noticias pueden afectar directamente nuestro estado de ánimo y mantenernos así por un largo tiempo. Para no perder esa sensación de control en nuestras vidas es bueno poner el foco en lo que nos rodea y atañe más directamente, donde podemos tomar un paso de distancia del mundo exterior y concentrarnos más en nosotros mismos.

4. Dejar de seguir o silenciar: en conjunto con el punto 1. La mayoría de nosotros tenemos algún conocido o cercano de opiniones fuertes, o seguimos algún medio o página con la que no concordamos en pensamiento. Muchas veces las seguimos igual en nuestras redes sociales por una especie de morbo, pero éstas solo nos aportan emociones negativas.

5. Buscar mejores noticias: puede ser que no conozcamos otras páginas o fuentes de información de las que ya consumimos. Un ejercicio entretenido es el buscar nuevos medios de comunicación que nos agraden y sean más compatibles con nuestra forma de pensar.

6. Regular el flujo de noticias: escucha, ve o lee noticias una vez al día o con menos frecuencia, seguro que no pasa nada, ni te perderás de algo, y, si la noticia es muy grande o importante, te llegará de todas maneras.


Y al final, quizás la mejor noticia es que siempre hay bellas noticias, ¡búscalas!

Entradas anteriores