Empresas que fomentan la inclusión y no discriminación tienen Impactos positivos en sus KPIs

“Construyamos un mundo más allá del racismo y la discriminación, donde todos ejerzamos nuestros derechos humanos.


Es la invitación que nos hace la ONU y que podemos aceptar comprometiéndonos en la lucha contra el racismo y discriminación en el trabajo y fuera de él. Nuestra mirada en Bonum Vita más que luchar en contra, es darle la bienvenida a la inclusión y trabajar en la educación de los colaboradores permitiéndoles comprender, colaborar y adoptar acciones poderosas para generar más confianza, empatía y ser gestores de un cambio hacia la equidad, sin prejuicios raciales ni de menosprecio, con actitudes respetuosas y que se transformen en mayor bienestar en la empresa.


Según estimaciones del Departamento de Extranjería y el Instituto Nacional de Estadísticas al 31 de diciembre de 2020, la población extranjera que reside habitualmente en Chile está compuesta por 1.462.103 personas. La mayoría de ellas proviene de Venezuela, Perú, Haití, Colombia y Bolivia. Estas cifras muestran un alza de 0,8% respecto a igual fecha de 2019 y un aumento de 12,4% en comparación con 2018, esto señala una verdad y tendencia que parece irreversible y dejando atrás las políticas nacionales de inmigración, o ideologías, la idea es hacernos cargo de esta verdad y trabajar para que sea un desafío hacia un mejor país incorporando acciones y estrategias para que sea una oportunidad de crecimiento humano en todos los aspectos especialmente desde lo laboral.


La historia de la inclusión, por otra parte, ha ido modificando la forma de enfrentar este tema, desde un Modelo de prescindencia donde “los diferentes” eran desechados o apartados, seguido por un Modelo Médico rehabilitador donde se comparaban los normales con los anormales para “rehabilitarlos”. Actualmente, la mirada de este fenómeno es desde un Modelo Social, eliminando las barreras limitantes y llamando a una interacción positiva e inclusiva.


Entendiendo y teniendo presente las diferencias de términos como Exclusión, Segregación, Integración e Inclusión podremos avanzar hacia un mejor nivel de equidad en todos los ámbitos, sin dudas partiendo del trabajo.


En el año 2012, fruto de un desgraciado incidente, se promulga la Ley Zamudio (ley 20.609) que señala entre otras cosas, poner el acento en impedir, evitar toda distinción, exclusión o restricción que carezca de justificación razonable y mandatando a las personas a interponer acciones en caso de verse envueltas.


La ley n° 21.015 de 2018, incentiva la inclusión de personas con discapacidad al mundo laboral, sin embargo, apenas un 33,9% es la tasa de cumplimiento legal de la cuota de contratación referenciado a esta ley. La pandemia ha hecho lo suyo, desacelerando el crecimiento de los indicadores de cumplimiento de la ley. Por último a cifras de febrero de 2021, por citar el dato más impactante en cuanto a relevancia en el resto del país, encontramos que la Región Metropolitana tiene apenas un 26% de cumplimiento de esta ley, esto es, las empresas no están respondiendo a lo exigido por la ley, ya sea porque no pueden, no saben o no quieren.


Las cifras no nos acompañan, por ejemplo: sólo el 11% de los ejecutivos en América Latina son mujeres.


La discriminación incluye hacer diferencias en cuanto a Edad, Género, Orientación sexual, Religión, preferencia política, Discapacidad, Embarazo, Origen étnico o pueblos originarios, Situación, Apariencia física, estado socioeconómico, Personalidad, Estado civil, Trastorno mental o diagnóstico psiquiátrico entre otras diferencias. La lista es larga, porque la discriminación así lo es también.

Trabajar en las empresas para eliminar la discriminación y darle la bienvenida a la inclusión tiene resultados e impacta en KPIs que pueden ser un aliciente, junto a generar conciencia personal y colectiva. Entre los beneficios que puede tener la empresa es que generar inclusión provoca un Aumento de la innovación y creatividad en los equipos, esto porque al haber pluralidad de voces y variedad de opiniones se potencian la toma de decisiones.


Otro punto importante es que señala un Incremento en la productividad de todas las personas del equipo. Permite transitar a un estado de mayor bienestar, donde se logra un equilibrio en la salud mental y emocional de los trabajadores. Otro beneficio es Mayor sensación de seguridad, protección de los derechos y condiciones laborales por parte de los colaboradores en relación con como ven su empresa. Socialmente es una contribución para alcanzar mayor acceso a la economía formal (reducción en los niveles de pobreza).


La clave es trabajar desde arriba, horizontal y ampliamente estos conceptos, aquí el Liderazgo es fundamental y los estudios nos muestran que aquellos líderes que promueven la inclusión generan mayor rentabilidad, mayor trabajo en equipo, estimulando la confianza y el diálogo interno, también alientan la innovación, influyen y son modelos de los valores de la organización, alcanzando cifras mayores de dinamismo y adaptabilidad a los cambios. Esto hace que los colaboradores se Identifiquen y sean más fieles a la empresa otorgándoles desarrollo profesional y personal que redundará en más Felicidad y salud organizacional. Es por esto que se debe entender el Rol que tiene el Líder en el Compromiso con la diversidad.


Algunos tips que nos ayudan a avanzar hacia una cultura inclusiva y que promueva la diversidad son:

- Trabajar en entender y aplicar la Apreciatividad desde un Liderazgo positivo que se basa en la confianza.

- Tener Cuidado de no hacer discriminación positiva.

- Pedir Asesoramiento,

- Acompañamiento, capacitación y bajada de los temas a toda la organización

- Cumplir la ley, es decir lograr un Aumento demográfico de diversidad

Personal e individualmente también podemos ejercer acciones para cambiar el mundo, algunos tips para esto son:

· Aprenda a reconocer y comprender sus propios privilegios. Así podrá tomar conciencia de las diferencias. El privilegio se manifiesta en entornos sociales, laborales, políticos, económicos y culturales. Verificar su privilegio y usar su privilegio para desmantelar el racismo y la discriminación, son dos formas de comenzar a cambiar.

· Haga una reflexión en cuanto a sus prejuicios y considere dónde pueden haberse originado. ¿La niñez, comunidad, la empresa? Hacernos un autoexamen de nuestros propios prejuicios puede ayudarnos a trabajar para garantizar la igualdad para todos.

· Dele validez a las experiencias y sentimientos de las personas de otros orígenes, formas y situación física entre otros aspectos, aprendiendo cómo ellos se han visto afectados y en algunas historias, cómo fue que lo superaron. Una buena manera de comprender la injusticia racial, y la discriminación es escuchando a las personas que la han sufrido.

· Dese el tiempo para entender y descubrir cómo funciona su empresa para ampliar las oportunidades de las personas discriminadas.

· Trabaje la empatía, esto genera conexión y elimina las divisiones.

· Haga un esfuerzo por lograr ver la individualidad de otra persona, es decir ponga atención en las fortalezas, las cualidades, tanto positivas como negativas, que la distinguen del grupo.

· Genere Alianzas. Invite a otros a participar y trabajar en eliminar la discriminación y exclusión.


Finalmente, hagamos nuestras las recomendaciones de la ONU:

Verifique sus suposiciones.

Enfrente sus prejuicios y estereotipos.

Abra su mente y corazón a la humanidad en todos los seres humanos.



En Bonum Vita somos especialistas en fomentar actitudes y emociones positivas, entregando las herramientas necesarias para generar un espacio laboral con mayores niveles de felicidad y bienestar para todos…contáctanos, conversemos y Co-Laboremos.

Entradas anteriores