FLOW; Estar en la zona

Muchas veces hemos escuchado la expresión “estar en la zona” o incluso la hemos vivido; esos momentos de desempeño sobresaliente y alta concentración donde se está inmerso completamente en la tarea o labor en ejecución.

Desempeños normalmente relacionados al deporte, la música, el arte y los videojuegos, pero que se puede extender para cualquier labor o tarea, ya sea trabajo o una afición que nos apasione.

En el mundo científico, a este estado se le llama Flow (flujo en español) y por varias décadas se han dedicado estudios a este tema, tratando de determinar qué es “la zona” y cuáles son las claves para acceder a este estado.

¿Qué es el Flow?


El Flujo o Flow ha sido definido como un estado de experiencia óptima en el cual las personas se involucran en actividades por la implicancia que tiene esa acción en sí misma, más que como un medio para lograr un objetivo (propiedad auto-télica). Las personas cuyas actividades les permiten vivir un estado de flow se exponen a un alto nivel de uso de sus habilidades y de desafío, en conjunto, para crear una experiencia que es enriquecedora y personalmente beneficiosa.

Todos experimentamos ocasiones en las cuales, en vez de sentirnos dominados por fuerzas externas o por las circunstancias, nos sentimos en control de nuestras acciones, tan absortos en lo que estamos haciendo que perdemos por completo la noción del tiempo; generándonos una sensación de gozo profundo que se atesora y nos genera un modelo de cómo debería ser la vida; a esto se le conoce como “experiencia óptima”.

La “experiencia optima” ocurre cuando el cuerpo y la mente se estiran a sus máximos limites en un esfuerzo voluntario, logrando algo único que vale la pena vivirlo; ya sea que estemos escribiendo, corriendo, pescando, meditando o haciendo alguna otra actividad. Esta experiencia optima depende de la habilidad para controlar lo que pasa en la conciencia momento a momento; y ocurre cuando la energía psíquica se focaliza en metas realistas y cuando las habilidades calzan con la oportunidad para la acción.

Así, al vivir estados de Flow, las personas irán transformándose en seres más integrales, cada vez más extraordinarios y felices. Mihaly Csikszentmihalyi, quien acuño el término Flow, define 8 elementos que conforman la Experiencia Óptima:

1. La actividad debe ser desafiante y requerir el ejercicio de nuestras habilidades, con un balance entre ambos factores (ni tan desafiante, ni tan sencilla).

2. Estado de absorción, se pierde noción del entorno, la actividad se vuelve espontánea.

3. Tener metas claras.

4. Sistema de Retroalimentación, alguna manera que nos informe sobre nuestro progreso.

5. Concentración en la actividad, se olvidan los problemas cotidianos.

6. Sentido de control, no hay preocupación por fallar.

7. Perdida de autoconciencia, no hay ego, se siente unidad con el entorno.

8. Transformación del tiempo, se siente de manera distinta, “las horas pasan volando”.



La suposición hasta ahora ha sido que solo existe una forma de acceder y experimentar el “estar en la zona”, pero nuevos estudios en atletas sugieren que existen dos formas de vivir este momento. Los atletas las describen así:

· La primera zona es un estado de flujo donde los deportistas sienten que sin esfuerzo “dejan que las cosas pasen”.

· La segunda, es en un estado de alerta y concentración, donde los deportistas sienten que “fuerzan que las cosas pasen” avanzando decididamente hacia un propósito claro.


Estado de Flujo vs Estado de Alerta

El estado de flujo, fluir, es cuando se está completamente absorto en lo que se hace, se realiza sin ningún esfuerzo, como si estuviéramos en modo automático, y se siente una armonía con el entorno como si todo estuviera en el lugar correcto.

El estado de alerta fue descrito como “hacer que suceda”, donde los atletas dicen que intensificaron a propósito su esfuerzo y concentración durante momentos cruciales de la actividad.


¿A cuál nos conviene apuntar?

Los estados de alerta ocurren en ciertas situaciones bajo presión, cuando hay un resultado importante en juego. Puede ser al tener una fecha límite para entregar algo, al correr y apurarse para no perder un vuelo, o en el final de una competencia cuando el marcador no está aún definido.


El estado de flujo ocurre en situaciones novedosas, de exploración y experimentación. No hay presión ni expectativas, se es libre de explorar.

Ambos estados pueden ser alcanzados en un mismo evento, por ejemplo, un corredor puede estar en un estado de flujo al comienzo de una carrera, y al acercarse a la meta se da cuenta que es posible batir récords anteriores o incluso ganar, entonces cambia a un estado de alerta hacia el final.




¿Cómo acceder a cada estado?

Los estudios sugieren que las metas establecidas juegan un rol crucial para entrar en cada “zona”.

Los estados de alerta suceden cuando nos damos cuenta de que hay un resultado importante en juego, entendemos lo que se requiere y aumentamos nuestro esfuerzo. Probablemente nos haya tocado pasar de largo una noche para terminar una labor o quedarnos hasta tarde en el trabajo para acabar una tarea. La clave es tener una meta especifica en mente y entender claramente lo que se necesita para poder estar a la altura del desafío. Por ejemplo “si corro este último kilometro en menos de 5 minutos, superare mi récord personal”. Una vez el desafío este impuesto, es natural el incremento de esfuerzo para lograr la meta.


Para entrar en un estado de flujo, hay que pensar distinto. Necesitamos crear situaciones donde podamos explorar y sentirnos libres de presiones y expectativas. Parte importante es tener metas abiertas, o no tan específicas, por ejemplo “ver que tan bien lo puedo hacer” o “que tan rápido puedo correr los próximos kilómetros”. Estas metas abiertas ayudan a evitar sentir presión, aumentando la confianza en uno mismo y las chances de entrar en estado de flujo.

Cualquiera sea la “zona” que busquemos o la disciplina que practiquemos para alcanzarla, lo cierto es que el solo hecho de tener esa búsqueda nos traerá beneficios tanto físicos, mentales y espirituales, contribuyendo a nuestra felicidad.


A ti, ¿Qué actividades te ayudan a estar en la zona?

Entradas anteriores