Hablando Nos Entendemos

En publicaciones anteriores hemos conversado sobre los beneficios y la importancia de generar ambientes de confianza en el trabajo; espacios donde todos los integrantes de la empresa se sientan lo suficientemente cómodos para expresar sus emociones sabiendo que serán escuchados y tomados en cuenta. Buena parte de la salud mental de los colaboradores de una compañía pasa por si existen o no instancias y espacios para libremente hablar sobre sensaciones y sentimientos personales.


Los estudios muestran que compartir y conversar sobre los problemas y conflictos que afligen nuestra salud mental en el ambiente laboral (ya sea estrés, agobio, ansiedad, presión u otro) tendrá un efecto positivo en nuestro nivel de bienestar personal debido a la sensación de empatía y conexión social que otorga el hablar y expresar nuestras emociones, ayudándonos a comprender y aceptar mejor estos temas y al mismo tiempo cooperando en reducir el estigma y tabú que pueden significar el conversar sobre tales asuntos en el ambiente laboral. Así como desalojamos y liberamos aquello que sentimos.


Especialmente hoy se hace relevante poner la salud mental de los colaboradores como una prioridad en el ambiente laboral; en tiempos donde la pandemia y las circunstancias que esta conlleva han afectado ya largamente a muchas personas, alterando el normal desarrollo de las actividades diarias e influyendo también en las emociones y ánimos de la gente.


Promover instancias y espacios en pro de generar un ambiente de confianza en el trabajo, implica también aprender a expresar nuestros problemas y emociones, comprendiendo que muchas veces por orgullo o vergüenza preferimos no compartir y guardar estas sensaciones negativas para nosotros mismos, sin comprender que esto solo permite la prolongación del problema. Quitar el estigma que significa conversar sobre la salud mental toma especial importancia cuando se trata del ambiente laboral, ya que el trabajo puede ser muchas veces el gatillante de emociones y sensaciones negativas que pueden desencadenar en problemas para nuestra salud mental.



Aunque hacer “catarsis” es decir hablar solo de lo negativo de alguna situación se cree que es lo único posible para desalojar las malas experiencias, la práctica de generar mejores sensaciones, emociones y lograr un estado emocional equilibrado también debe considerarse. Nuestro cerebro no distingue situaciones y reacciona de la misma manera tanto a un pensamiento, un sueño o a la realidad, siempre actuando como si la situación estuviera ocurriendo. Esto es importante porque revivir malas emociones, haciendo catarsis, no necesariamente es positivo. El cerebro va a distinguir este recuerdo como una situación que está ocurriendo y liberará neurotransmisores asociados a este “mal sentir” entre ellos cortisol, lo que se traduce en revivir malas emociones, aumento de estrés y una cascada de reacciones de supervivencia que se asocian a malas emociones. Por eso Revivir los eventos tiene consecuencias, aunque nos ayuda a desalojar, debemos también enviarle al cerebro nuevas emociones para que se activen hormonas que nos hagan sentir mejor.



En Bonum Vita nos dedicamos a acompañar a las empresas y sus colaboradores en la generación de espacios laborales más felices, mediante el estudio y empleo de las mejores herramientas para generar un espacio de confianza con un mayor nivel de bienestar en todos los colaboradores y viviendo más emociones positivas …contáctanos, conversemos y Co-Laboremos.

Entradas anteriores