La Fatiga De Las Videollamadas

En el último tiempo, debido a la pandemia y todas las restricciones que esta conlleva, ha aumentado enormemente el uso de plataformas de video llamadas y reuniones virtuales como solución para poder seguir comunicándonos en el trabajo y con nuestros seres queridos.


Si bien esto trae un montón de beneficios, como el poder sentir cercanía con gente que no vemos presencialmente hace mucho tiempo o la facilidad para organizar temas en el ambiente laboral, un reciente estudio muestra que el excesivo uso de estas herramientas tiene consecuencias fatigadoras para la mente y el cuerpo. Concretamente el estudio plantea cuatro razones por las que el diseño de estas aplicaciones no es coherente con como el cerebro percibe y actúa en una conversación real, y que cuando existe un alto y habitual uso de estas aplicaciones es común sufrir una sensación de fatiga mental y corporal.


1- Excesivo contacto visual: en una conversación real, aunque estemos hablando con muchas personas, nuestra mirada varía de un punto a otro en un cierto ritmo. Contrariamente, al estar conectados en una reunión virtual todos están viendo la cara de los demás participantes de la conversación constantemente, lo que no es natural y el cerebro inconscientemente percibe como una alerta pudiendo desembocar en una sensación de ansiedad.

2- Verse a uno mismo constantemente al conversar: la mayoría de las plataformas para video llamadas dispone de un recuadro donde uno se ve a sí mismo al estar participando de una conversación. Varios estudios demuestran que al ver nuestro reflejo somos más críticos con nosotros mismo y hacerlo mientras estamos teniendo una conversación puede influir en que alteremos la forma en la que normalmente nos desenvolvemos y actuamos.

3- Mucha menos movilidad que la usual: normalmente al conversar en persona o por teléfono tendemos a movernos, ya sea expresándonos o caminando alrededor. Al estar limitados en movimiento y fijos en el mismo lugar por un tiempo prolongado, por encajar en la toma de la cámara, limitamos nuestro actuar al hablar y mantenemos posturas que provocan cansancio y fatiga. Estudios demuestran que el estar en movimiento ayuda a actuar en mejores niveles cognitivos.

4- Mayor carga cognitiva en las video llamadas: la comunicación no verbal es parte importante y natural de cada conversación, nos ayuda a interpretar gestos y movimientos subconscientemente y tener una idea mucho mas completa que solo las palabras que escuchamos. Al conversar por video se pierde gran parte de la comunicación no verbal y de la naturalidad de los gestos, se tiende a exagerar las reacciones para facilitar la comprensión de la emoción que se quiere mostrar; por ejemplo, acompañar la aprobación a un tema asintiendo exageradamente con la cabeza y levantando los pulgares. Inconscientemente, al ser mayor el esfuerzo para comunicar emociones, la carga cognitiva es mas alta que la habitual en una conversación frente a frente, dejándonos mas propensos a desconcentrarnos y sentirnos cansados.


En estos momentos estas herramientas son más necesarias que nunca, sobre todo en el ambiente laboral. Por eso es bueno tener en conocimiento, más aún si es nuestro caso, algunos simples consejos para contrarrestar el cansancio y la fatiga que podría provocar el pasar prolongado tiempo en video llamadas. La recomendación es a ser conscientes de nuestra interacción con la interfaz de la plataforma de la aplicación que utilicemos, podemos no mostrarnos a través de la cámara cada cierto rato, lo que ayudaría a relajarnos tanto corporalmente, ya que podemos estirarnos o cambiar nuestra postura, y mentalmente evitando la sensación de sentirnos observados. También es recomendable que no tengamos a cada momento visible para nosotros mismos nuestra imagen en la pantalla, ayuda a desenvolvernos mejor el poner foco en los demás participantes de la conversación que en nuestros propios gestos. Por último, darnos pausas de “solo audio” donde, manteniéndonos atentos a la conversación o reunión, podamos alejar nuestro cuerpo de la pantalla por algunos momentos y sentir un relajo sin comunicación no verbal.

Entradas anteriores