La Medicina del Estilo de Vida

Los datos sitúan a Chile como el país de la OCDE con más alta tasa de obesidad y sobrepeso y cercano a los primeros lugares cuando se trata sobre niveles de estrés e insomnio. Somos una población que, en su mayoría, no lleva estilos de vida saludables y pone poca preocupación por su salud en general. Pero existen nuevas “medicinas” sin costo, al alcance de todos, que podrían ser la solución para el cambio necesario.

La Medicina del estilo de vida (Lifestyle Medicine) es un enfoque basado en evidencia que busca la promoción general de conductas saludables para prevenir, tratar e incluso revertir enfermedades interviniendo la causa de éstas. La ciencia acumula cada día más evidencia que los “medicamentos” que el cuerpo médico debería estar recetando son los seis dominios de la La Medicina del estilo de vida, que serían la guía para una vida mas larga y de mejor calidad: Alimentación, Actividad física, sustancias toxicas, manejo del estrés, sueño y relaciones interpersonales.


Alimentación basada en plantas

Fuertemente inclinada hacia el consumo de frutas, verduras, cereales y granos, se busca reducir el consumo de productos de origen animal y altamente procesados. Esta dieta mejora la salud y ha mostrado revertir enfermedades cardiovasculares, metabólicas, hormonales, autoinmunes y renales, así como un 35% de cualquier cáncer.


Practica regular de actividad fisica

Los especialistas siempre han enfatizado en la importancia y los beneficios que traen a corto y largo plazo la práctica diaria de actividad física aeróbica. Diversos estudios han demostrado que la velocidad con la que envejecemos (edad cronológica vs edad biológica) está determinada por múltiples procesos moleculares que están directamente influenciados por la actividad física. Hoy en día los científicos están comprendiendo mejor cómo funcionan estos cambios celulares y moleculares que provoca el ejercicio y cómo ayudan a la reducción y prevención de enfermedades.

Sueño Restaurador

Dormir bien ayuda a las células, órganos y al cuerpo entero a funcionar mejor. Lo recomendado para una buena salud son 7 horas de sueño ininterrumpido para adultos, 8 a 10 para adolescentes y 10 o más horas para niños.

Existe evidencia de que el sueño de alta calidad puede reducir la inflamación, la disfunción inmunológica, el estrés oxidativo y la modificación epigenética del ADN, todos los cuales están asociados con o causan enfermedades crónicas.

Evitar o reducir el consumo de sustancias adictivas

Existe un buen número de interesantes estudios sobre las adicciones y sus efectos, y como el impacto psicológico y fisiológico varía de acuerdo con cada persona. Por esto, cultivar el autoconocimiento es clave para tomar consciencia de qué y cuánto consumimos de sustancias que podrían causar adicciones para intencionadamente disminuir el consumo a niveles que nos nos impacten negativamente.


Relaciones interpersonales significativas y psicología positiva

La practica consciente de la gratitud y el mantener una mentalidad positiva tienen un considerable impacto en el bienestar psicológico, lo que trae como consecuencia beneficios para la salud física y mental. Los estudios muestran que las personas más felices son más sanas y viven más.

A su vez, una mirada más positiva de la vida mejora las relaciones sociales, generando una espiral virtuosa. Los estudios muestran que una buena conectividad social, es decir cantidad y calidad de las relaciones interpersonales, se relaciona con poderosos beneficios para la salud y una vida más feliz y prolongada.

Bienestar emocional y manejo del estrés

En algunas situaciones el estrés puede ser beneficioso, es el llamado eustrés que nos impulsa a la acción y es de corta duración. Pero cuando es algo prolongado o habitual de todos los días, trae consecuencias negativas tanto físicas como mentales, incluyendo riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad, depresión, asma, enfermedades autoinmunes, diabetes y cáncer entre otros.

El dilema se magnifica dada la relativa “normalización” con que se trata el estrés cultural y socialmente, tomándolo como algo común y casi inevitable.


Lo que puede ser inevitable muchas veces es la causa del estrés o estresor, pero la reacción que tengamos frente a los estresores en nuestra vida se puede manejar, incorporando estrategias de prevención así como de liberación del estrés cuando sentimos su presencia.

Los mecanismos más efectivos para ambas instancias, son aquellos enfoques mente-cuerpo (meditación, tai-chi, xi-gong, yoga, etc.) y los propuestos por la Inteligencia del Corazón.

Todos tenemos la posibilidad de influenciar directa y significativamente a nuestra salud. Si quieres más orientación al respecto, ¡escríbenos!, estaremos felices de apoyarte.

Entradas anteriores