Me Pongo De Pie

por Enrique Olguín Alviña.


La recomendación de los profesionales es que al menos hagamos 20 a 30 minutos de ejercicios al día para mantenernos saludables y activos. Sin embargo, esta cantidad de actividad física no sería suficiente si pasamos el resto del día sentados. Los estudios muestran que permanecer sentado por varias horas es perjudicial para la salud en muchas maneras, y que 30 minutos de ejercicios no serían suficiente para contrarrestarlo. La solución estaría en combinar el ejercicio con pausas o recreos para caminar y movernos un poco, rompiendo la estática y monotonía del ritmo adquirido al pasar muchas horas sentados en el escritorio frente al computador.


La mayoría de los estudios sobre este tema se enfocan en los beneficios de hacer actividad física (aunque sean 20 a 30 minutos diarios). Quizás por eso dejamos un poco de lado el cómo pasamos el resto del día, creyendo que con esa cuota de ejercicio cumplimos para mantenernos saludables.


Para muchos, el trabajo requiere 8 o más horas diarias sentado frente al computador, y teniendo en cuenta la situación actual por la pandemia y cuarentena, puede ser que gran parte del tiempo libre también lo pasemos en el escritorio navegando por internet. Por esto, ahora se vuelve especialmente importante estar conscientes de cuánto tiempo pasamos sentados sin habernos movido de la silla, e incorporar quiebres o recreos cada cierta hora para levantarnos, movernos y caminar un poco.


Este tiempo para movernos, caminar y alejarnos del escritorio, deberemos adecuarlo a nuestro horario y necesidades; quizás puede ser sacar a pasear al perro, arreglar el jardín, salir a comprar a pie o simplemente desplazarnos por nuestro hogar y estirarnos un poco; lo importante es encontrar los momentos para realizar estas actividades y darnos cuenta cuando ya llevamos mucho rato sentados sin habernos levantado. En escala, seis minutos de actividad física ligera son equivalentes a un minuto de actividad física intensa.


Otro de los beneficios de tomarnos estas pausas, sobre todo si estamos trabajando, es que, al cambiar de una actividad a otra completamente distinta, en otro espacio y con otra postura corporal, tendremos nuevos pensamientos que estimularan nuestra creatividad, podremos ver las cosas desde otro punto de vista y nos tomaremos un descanso mental, volviendo más preparados y con nueva concentración para enfocarnos en las tareas y labores que debamos realizar.

Si queremos rendir al máximo en el trabajo, primero debemos preocuparnos de nuestra salud y bienestar, en Bonum Vita somos especialistas en Bienestar Laboral, contáctanos, conversemos y ¡Busquemos el mejor camino para que Co-laboremos!


Entradas anteriores