MENOS, ES MÁS

por Enrique Olguín Alviña.


Se suele pensar que para ser más productivos necesitamos hacer más, trabajar más, agregar más tareas a nuestras labores y deberes. Sin embargo, los estudios muestran que la solución para elevar nuestros niveles de productividad, y de felicidad al mismo tiempo, no pasan por agregar más dedicaciones a nuestra jornada, sino por el contrario; somos más productivos cuando hacemos menos.




La evidencia dice que en promedio una persona solo puede estar realmente enfocada en sus labores alrededor de 6 horas por semana. Hablamos de un estado de máxima concentración y productividad. El resto de las horas de trabajo las pasaremos algunas rindiendo a un nivel aceptable, y otras, cuando ya nos cueste enfocarnos, sentiremos que solo estamos manteniéndonos ocupados, viviendo un momento de poca significancia.


La idea es identificar e intentar detener los asuntos que nos quitan energías, tareas que nos restan tiempo y no nos entregan resultados. Así, daremos prioridad a las actividades que realmente nos hacen avanzar, encontrando el tiempo necesario para las cosas importantes, y a la vez adquiriendo una sensación de paz y amplitud perdida por la constante actividad.


Es cierto que aparte del trabajo podemos tener muchas más responsabilidades, y quizás no podemos permitirnos dejar de realizar algunas actividades para tener más tiempo libre, ya que podríamos perjudicar nuestra estabilidad y la de nuestros seres queridos. Por esto es necesario saber como identificar las actividades que debemos abandonar, las que no nos aportan y solo nos quitan tiempo. Acá te dejamos un pequeño ejercicio con el que podrás identificar y valorizar tus actividades, responsabilidades y labores, separando entre las importantes y las que están demás.


Traza una línea vertical dividiendo por la mitad una hoja de papel. Piensa en algún tema sobre tu vida personal o laboral en el que quieras tener mejores resultados o desarrollarte. En el lado izquierdo del papel escribe todas las actividades y tareas que hayas realizado o que aun realices en relación con el tema escogido. En el lado derecho, escribe todos los logros, metas alcanzadas y pequeñas victorias de tu vida sucedidas dentro del área del tema elegido. Dibuja una línea conectando cada uno de tus logros con la actividad que mayor responsabilidad tuvo en ese resultado. Destaca o identifica todas las actividades (lado izquierdo) que fueron conectadas con una línea con alguna de tus victorias personales. Todas las demás actividades que sobraron, las que no fueron conectadas con ningún logro, son las que tenemos que revisar y analizar para reducir el tiempo que les dedicamos, delegarlas si es necesario o simplemente dejar de hacerlas. Puedes repetir este ejercicio para analizar diferentes aspectos de tu vida y saber en qué deberías priorizar tu tiempo.



Cuando realizamos las cosas que nos traen dicha y alegría somos, por lo menos, un 12% más productivos; actividades que ejecutamos con una sensación de significancia e importancia, y que al llevarlas a cabo sabemos que aportan y suman al proceso de alcanzar nuestras metas y objetivos. En Bonum Vita nos especializamos en identificar y desarrollar las habilidades necesarias para vivir el trabajo desde las emociones positivas que contribuyen a construir una vida más feliz, ¡Co-Laboremos!

Entradas anteriores