Motivación en el Teletrabajo

por Enrique A. Olguín Fraser


Tiempos de pandemia, de crisis, son tiempos de comunicación remota, y a la vez, son tiempos de mantener al equipo, a la comunidad, motivada para no perder las energías, el contacto, concentración y así lograr los mejores desempeños.



En estos tiempos difíciles muchos se han orientado a resolver los temas logísticos, de operatividad para asegurar conectividad y realización del trabajo en forma remota. Sin embargo, aunque importa mucho, esto señala solo una parte de la problemática para obtener los mejores desempeños. La otra parte, tiene que ver con cómo hacemos para que los colaboradores sigan motivados realizando el teletrabajo a un buen nivel de desempeño.

En pandemia y en especial en tiempo de crisis social, es habitual que las personas pongan foco en KPIs técnicos, en la resolución de problemas operativos, más que poner atención en los grandes temas que llevan a conseguir resultados superiores.


¿Cómo hacen esas empresas, llevados por sus líderes, para mejorar sus números, participación de mercado, etc. en estos momentos?

Un elemento sustancial en lograr los resultados es la respuesta de los colaboradores en cuanto a su nivel de motivación. Aquí cada líder de la organización participa en que esto realmente se produzca. Son ellos, los líderes, quienes llevaran a sus equipos a través de una elevada motivación, trabajando desde las confianzas, a transitar exitosamente en estos tiempos, generándoles el mayor bienestar laboral y así alcanzar los mejores desempeños y por tanto resultados mejores.


Los estudios y encuestas señalan que colaboradores que trabajan remotamente experimentan menor nivel de motivación especialmente aquellos que no tienen posibilidad de elegir entre teletrabajo y oficina.


Teniendo en cuenta estos datos, la pregunta clave es entonces, ¿Cómo generar niveles de motivación elevados?

La respuesta debe considerar aspectos que motivan para bien y otros negativamente. Cada líder debe identificar aquellos motivadores negativos que impactan y redundan en rendimientos bajos o no esperados. Entre estos, existe la presencia de cierta incertidumbre en cuanto a no saber qué pasará con los puestos de trabajo, por la economía y sobre todo por mantener la salud en buenas condiciones. Al igual que todos, los trabajadores están expuestos a un constante bombardeo de noticia negativas que los desenfocan y hacen que pierdan motivación al perder también el propósito de lo que se hace. Cada líder, guiado por la organización debe conocer estas situaciones y estar atento a cuando se manifiestan. Un líder que está atento a estas circunstancias genera mayor nivel de confianza en su equipo ya que permite que los colaboradores se sientan acompañados.


Los datos informan que aquellos elementos que más impactarán en la motivación de las personas, motivadores positivos y potenciadores de un mayor rendimiento laboral, tienen el riesgo de verse eliminados o desaparecidos porque se hacen difíciles en el teletrabajo, por ejemplo, estar en comunidad, realizar las actividades y tener conexiones en forma lúdica resolviendo problemas en compañía de sus colegas ya no es posible, y si se hace, las emociones que revolotean son más bien negativas. Junto a lo anterior no tener visibilidad de clientes o la cercanía de sus problemáticas hacen que se pierda un factor altamente motivador, que es el sentido, el propósito de la labor.


Teniendo en cuenta los motivadores negativos y positivos, es tiempo entonces de actuar.

  • Lo primero es que los líderes entiendan la importancia de mantener al equipo motivado y confiado, dándoles la oportunidad de resolver, empoderándolos, sin importar dónde realizan el trabajo, tendremos como resultado mayores niveles de motivación, especialmente si tienen la libertad de resolver creativamente problemas importantes o significativos. Esto es hacer que se involucren activamente en lo que realizan de una manera atractiva. No es atractivo cuando otros resuelven y no podemos usar nuestras capacidades, desafiándonos.

  • Las conversaciones continuas, significativas, demostrando interés genuino por su nivel de motivación hará que las personas aumenten no solo la confianza, sino también su motivación, invitando a expresarse, con preguntas abiertas, gentiles y desprejuiciadas, permitiendo que se sientan de vuelta en la comunidad.

  • Estar al tanto de sus hábitos, sus rutinas y que estas incluyan desafíos nuevos, experimentar con su creatividad y empujarles a adaptarse emocional y operativamente.

Haga reuniones de equipo centradas en las personas, incluya levantamientos de opinión en cuanto a las experiencias vividas por cada uno, compromisos alcanzados, dificultades y proponga acompañamientos, ayudas.

  • Realizar reuniones individualizadas para escuchar problemáticas, experiencias y por supuesto avances, ayuda a la generación de motivación positiva.

  • Incluya momentos, ejercicios de reflexión, tanto individuales como grupales, en torno a preguntas técnicas y también en problemáticas vivenciales. No hay que temer a la expresividad y los “reclamos” de los colaboradores, son oportunidades para motivarles y empujarles desde la confianza.

  • Promueva la presentación de resultados en forma colectiva generando conversaciones productivas.

  • Mantener a los equipos, las personas, motivadas es fundamental especialmente en tiempos de crisis, los buenos líderes son los generadores de esto y son ellos, quienes, fomentando las confianzas elevarán con acciones concretas la motivación de sus colaboradores.

¿Necesitas guía, ayuda, formas para aumentar el nivel de confianza y motivación en tu empresa? En Bonum Vita te acompañamos y ayudamos a resolverlos.

Entradas anteriores