Sé Más Gentil Contigo Mismo

por Enrique Olguín Alviña.

En la vida, muchas veces viviremos situaciones decepcionantes donde nos culparemos o nos recriminaremos por nuestro desempeño, ya sea por no lograr cumplir las metas que nos propusimos, por no haber rendido como lo esperábamos, o alguna otra razón que hará que nos sintamos frustrados y molestos con nosotros mismos. Esto es normal, y cuando no es frecuente no tiene la mayor importancia, sin embargo, estas sensaciones, en algunas otras ocasiones, pueden transformarse en expresiones y acciones dañinas o autodestructivas; como juicios personales severos y correctivos, sobre análisis de nuestros defectos, rumiación sobre pequeños errores, preocupaciones excesivas, y asumir culpas o faltas que no nos corresponden.



En general, pensamos que ser autocritico puede ser muy positivo, ya que nos ayudaría a mantenernos alerta y vigentes, y es muy útil como una forma de motivación personal. Pero los estudios muestran que esta es una mala y pobre estrategia, ya que si se usa excesivamente tiende a generar los resultados opuestos a los deseados, baja motivación, poco autocontrol y altos niveles de procrastinación. La autocritica lleva al cerebro a un estado de inhibición, donde es mucho más difícil tomar decisiones y acciones que nos muevan hacia alcanzar nuestras metas.


Trabajar en aumentar nuestra autoestima no es fácil, especialmente si nos encontramos en medios exitistas donde se valora a las personas por lo conseguido y no por lo que son. Hay muchas formas de aumentar nuestra autoestima y a la hora de hacerlo debemos tener en cuenta nuestros deseos, potencialidades y proyectos, para que una vez estemos trabajando en ello, nos haga sentido lo que queremos y nos propusimos. Mejorar la autoestima requiere un poco de trabajo, ya que significa desarrollar y mantener hábitos emocionales más saludables, sin embargo, hacerlo correctamente, nos entregará una gran recompensa tanto emocional como psicológica. Acá algunas recomendaciones:


· Decirse frases de autoayuda puede contribuir en tu sensación de confianza, sin embargo, hay que acondicionarlas para que no nos hagan el efecto contrario y nos queden “grandes”. Modifica las frases para que te hagan sentido y apunten a tus fortalezas y no al resultado, en vez de decirte: ¡Voy a tener un gran éxito!" Di: "¡Voy a perseverar hasta lograrlo!"


· Realizar este ejercicio reflexivo nos ayudará a enfocarnos nuevamente luego de sufrir una derrota, desilusión o pérdida: Enumera, haz una lista de tus cualidades, fortalezas, capacidades en relación con el evento que te ha golpeado negativamente. Por ejemplo: si no conseguiste el ascenso o el trabajo que buscabas, señala esas características tuyas y luego elige una o dos y escribe porqué crees que esa cualidad tuya es valiosa, repítelo en la semana varias veces. Este ejercicio aplica a otras situaciones donde el resultado no fue lo que esperabas obtener.


· Elimina los juicios y la autocrítica, y trabaja fuertemente la autocompasión. Compasión no es tener lástima ni pena por algo o alguien, es descubrir aquello que posee la persona, que es valioso pero que no ha podido desarrollar o expresar. Cada vez que te sorprendas lastimándote, haciéndote daño con los juicios o críticas a tu comportamiento o experiencias trabaja en tomar perspectiva y “salirte” de ti mismo para mirar de lejos. Por ejemplo, ¿Qué consejo, conversación tendrías con un niño, un amigo que pasa por lo mismo que tú? Ahora usa esos comentarios hacia ti, aprécialos y atesóralos para accionarlos más tarde.


· Creemos muchas veces, especialmente cuando estamos con la autoestima baja, que no tenemos competencias, capacidades o fortalezas, sin embargo, siempre las tenemos, aunque no las expresemos. Pídele a alguien en quien tú confías te ayude a hacer una lista, puede ser corta, de tus principales características positivas, deja que te miren con generosidad, acepta que te elogien y tómalo alegremente. Luego toma alguna de esas cualidades y empieza a practicarla más frecuentemente. Si te dijeron que eras excelente redactando o escribiendo, hazlo más seguido, practica, esto reafirmará tu confianza y ayudará a elevar tu autoestima, preguntándote, si pudiste hacer esto… ¿por qué no podrás hacer lo otro?



Recuerda que en Bonum Vita trabajamos para generar el mejor nivel de Bienestar laboral y personal, eso incluye potenciar tus habilidades, competencias y fortalezas para así alcanzar mejores niveles de autoestima y permitirte vivir mejor cada experiencia. Cuenta con nosotros.

Entradas anteriores