Un Ambiente de Confianza

En la tarea de mejorar los niveles de bienestar laboral dentro de nuestra empresa, uno de los aspectos más importantes que debemos tener en consideración es el generar un ambiente de confianza, un espacio donde cada colaborador sienta seguridad de poder expresar sus emociones sabiendo que será escuchado y tomado en cuenta.


Una de las formas más simples y eficaces para poner en práctica y poder desarrollar un ambiente de confianza es el reconocimiento emocional; el acto de identificar en otras personas señales emocionales no verbales, y mencionarlas, mostrando preocupación o interés al respecto. Estas señales son gestos y posturas, como fruncir el ceño, sonreír, andar con los hombros caídos o cualquier otra expresión corporal que denote alguna emoción. Este pequeño acto puede tener potentes efectos en cómo te perciben tus colaboradores, ya que normalmente es interpretado como una genuina intención de preocupación y cuidado.


Dentro de las responsabilidades del líder al interior de una empresa está constantemente presente la búsqueda de un equilibrio entre los temas orientados a las labores y los orientados a las personas. Esta tensión entre ambos aspectos normalmente define el tipo de liderazgo y el estilo de jefatura; ¿cuáles son las prioridades y qué temas ocuparan más tiempo y energía? Los líderes necesitan que las cosas sucedan, que las tareas se cumplan, y por eso muchas veces tienden a dejar de lado las emociones y sensaciones de sus colaboradores. Incluso la evidencia y los estudios dicen que cuando existe un reconocimiento emocional de parte de los lideres hacia sus colaboradores, normalmente sucede por emociones positivas, celebraciones y reconocimientos por alcanzar logros y cumplir metas, lo que es mucho más fácil que reconocer emociones negativas como el dolor o el estrés, y mucho menos potente para generar un verdadero ambiente de confianza en el trabajo.


Resulta común, casi subconscientemente, que tendamos a alejarnos de las emociones negativas de los demás, no queremos involucrarnos en situaciones complicadas sobre todo si no nos atañen personalmente. Sin embargo, un líder que está dispuesto a tomar el riesgo de involucrarse en una situación potencialmente complicada demuestra su preocupación por el bienestar emocional de sus colaboradores, reconociendo voluntariamente a la persona afligida y acercándose para consultarle cómo se encuentra, de alguna forma evidenciando que es alguien a quien le importa y se le puede confiar el bienestar de quienes lidera.



Otro consejo que nos servirá a la hora de generar un ambiente de mayor confianza con nuestros colaboradores es que las personas tienden a generar un mayor vínculo con quien reconoce la emoción personal que están viviendo, por sobre la situación o escenario en la que esta emoción se desarrolla. Las emociones son muy poderosas y personales, ayudan a entender y explicar muchas experiencias internas generando una idea de quienes somos, por eso cuando reconocemos las emociones en los demás nos acercamos a su lado más humano, validándolos y distinguiéndolos como personas. Por ejemplo, si vemos a un colaborador saliendo con una mala cara después de una reunión, lo aconsejable sería comentarle “no tes ves muy bien después de esa reunión, ¿Cómo te sientes?” en vez de “parece que la reunión no salió bien, ¿qué piensas tú?”.


La investigación nos deja otro factor que debemos tener en cuenta para cuándo nos acerquemos a interactuar con algún colaborador angustiado, y es que el efecto de construir confianza se generará independientemente de que interpretemos de manera correcta la emoción de la otra persona, el solo hecho de mostrar preocupación e interés es suficiente para que el colaborador así lo asemeje y de alguna manera se sienta lo suficientemente cómodo para ser él mismo quien nos corrija y explique qué es lo que le aflige. Usando el mismo ejemplo anterior de acercarnos a un colaborador saliendo de una reunión con gestos de tristeza en su cara y que ya le preguntamos cómo se sentía, lo más probable es que, aunque estuviéramos equivocados y si su malestar no estaba relacionado con la reunión recién sucedida, nos agradezca de todas maneras por habernos acercado y haber mostrado interés en su bienestar emocional, contándonos que es lo que realmente está generando esta emoción negativa.

En estos tiempos las emociones de los colaboradores tienen especial importancia y debemos cuidarlas, después de tanto tiempo continuo trabajando remotamente o con intermitencias entre oficina y teletrabajo por las restricciones y resguardos ocasionados por el COVID-19. Son tiempos donde los líderes deben mostrar interés en sus colaboradores y construir un ambiente de confianza, buscando proactivamente participar en el reconocimiento emocional para entregar el espacio y la comodidad para compartir emociones y sensaciones.


En Bonum Vita estudiamos y empleamos las mejores herramientas para acompañar a las empresas en la tarea de generar ambientes laborales más felices, buscando generar un espacio de confianza con un mayor nivel de bienestar en todos los colaboradores y viviendo más emociones positivas …contáctanos, conversemos y Co-Laboremos.


por Enrique Olguín Alviña.

Entradas anteriores